Actualidad

6/recent/ticker-posts

El teléfono pasó a ser central en la vida de la gente

Por Carlos Hourbeigt | Director del Banco Central

Somos testigos de una impactante revolución mundial en los medios de pago. De las 10 empresas con mayor capitalización bursátil del mundo, 8 son gigantes tecnológicos. Algunos han desarrollando poderosas herramientas de pagos digitales (Apple Pay, Amazon Pay, Google Pay) y otros directamente basan su estrategia de crecimiento en ellos (Diem, antes llamado Libra, de Facebook), Whatsapp Pay, WeChatPay y AliPay, propiedad los dos últimos de las chinas Tencent y Alibaba.

Adicionalmente, en los puestos 11 al 20 del ranking de capitalización bursátil, encontramos a Visa y a MasterCard y un único banco, JP Morgan Chase. Este paisaje es muy sintomático de lo que está pasando bajo la superficie. Y sólo es la punta del iceberg.

Pero, ¿qué esta pasando?

La sumatoria de internet de alta velocidad más teléfonos inteligentes cambió dramáticamente nuestra vida cotidiana. El teléfono pasó a ser central en la vida de la gente. La batalla entonces pasa por conquistar tiempo de pantalla.

Es aquí donde se encuentran las fintech y los nuevos modelos de negocios de los bancos, que están cambiando aceleradamente. La revolución en los medios de pago tiene que ver entonces con una revolución tecnológica propia, inherente a las nuevas soluciones y servicios que hacen nuestra vida más fácil.

Claro ejemplo de esta estrategia nos ofrece Ant Group, la empresa dueña de Ali Pay, un desprendimiento de Alibaba (el Amazon chino). La compañía, sin tapujos, declara como uno de sus objetivos: “Hemos evolucionado de ser una herramienta de pago a ser un One-Stop Digital Daily Life Platform”, o sea, queremos que encuentres en nosotros todo lo que necesites en tu vida diaria digital.

La tecnología parece ser entonces el canal para conseguir nuevos clientes. ¿Es tan sólo eso?

La capacidad de capturar y analizar millones de datos (big data) permite también una mejor evaluación de los ingresos y los consumos de los clientes y, por lo tanto, de los riesgos asociados a servirlos financieramente. Esta capacidad de evaluar correctamente los riesgos es el elemento central y más virtuoso que un proveedor de servicios financieros, tanto sea una fintech o un banco, puede tener.

Pero el proceso de digitalización del negocio financiero, motorizado muchas veces por gigantes del comercio electrónico y de las redes sociales, y también por los bancos que ya poseen millones de clientes con múltiples servicios financieros, aportan escala de usuarios a bajo costo y transforman la morfología del negocio financiero, que incorpora efectos de economía de red.

Amazon, Mercado Libre, Facebook o WhatsApp son ejemplos paradigmáticos de este tipo de ecosistemas. El riesgo aparece entonces cuando el ecosistema de una empresa se hace tan grande que se convierte de facto en el único ecosistema. Por ejemplo en China, en donde dos empresas y dos soluciones de pago (WeChatPay y AliPay) crearon ecosistemas tan grandes (95% de los pagos digitales) que le permiten dominar el negocio de los pagos. Y es por eso que allí han puesto la lupa los reguladores, porque tienen la capacidad para establecer precios o adoptan comportamientos monopólicos u oligopólicos.


En todo el mundo, los riesgos de crecimiento desordenado y exponencial de estos ecosistemas provocan reacciones regulatorias de distinta naturaleza, como la reciente demanda contra Facebook por parte del gobierno norteamericano para que desinvierta en WhatsApp (que se proyectaba como el riel de su negocio de pagos).


Traduciendo este contexto global a la realidad local podríamos decir que el principio rector del proyecto Transferencias 3.0 del Banco Central es lograr la red mas amplia posible, de manera tal de alcanzar el mayor valor económico y social.


Entendemos que la regulación se anticipa a los posibles problemas ya mencionados, creando un sistema abierto, competitivo e interoperable, de acceso libre tanto para las fintech como para los bancos y nuevos entrantes.

Fuente: Reporte 24

Publicar un comentario

0 Comentarios