Actualidad

6/recent/ticker-posts

El viernes la Seaboard cerró la zafra 2021

De manera virtual por el contexto de pandemia, Seaboard Energías Renovables y Alimentos celebró la culminación de la Zafra 2020. El acto se inició con un minuto de silencio por las víctimas del Covid 19.

 

Tampoco esta vez pudo realizarse la tradicional misa. Para continuar el espíritu de agradecimiento que embarga a todos quienes son parte de cada Zafra, el Padre Rubén Gutiérrez bendijo los productos que resultaron de estos meses de trabajo, entre los cuales -en esta particular circunstancia- estuvieron también el alcohol en gel y el sanitizante.

 

Los invitados y Directores de Seaboard pudieron participar a través de una plataforma digital. Luego del discurso del Presidente de la compañía, Hugo Rossi, también emitido en forma remota, se realizó una conferencia de prensa.

 

El Gobernador de la provincia de Salta, Gustavo Sáenz, envió un video felicitando “a todos los trabajadores y las autoridades de esta importante empresa de Salta, por haber alcanzado los objetivos y por el enorme esfuerzo que realizaron en este año tan, pero tan difícil”. Tras renovar su agradecimiento y acompañamiento, auguró a Seaboard “que el año próximo sea todavía mejor que este”.

 

Por su parte, Rossi señaló que esta fue “una zafra difícil de olvidar” y agregó que si bien ya había comenzado la pandemia en el inicio “ninguno imaginamos, hace 7 meses, que el ciclo que teníamos por delante iba a ser tan desafiante y al mismo tiempo tan doloroso como fue”.

 

“Siempre es emocionante ver la última volcada de nuestra caña a los trapiches, ver a las cosechadoras volver y a los camiones dar la vuelta por Yrigoyen. Pero en este 2020 el mundo que nos tocó vivir fue muy distinto del mundo tal como lo conocíamos. Más que emocionados, este lunes 7 de diciembre seguramente todos nos sentimos profundamente conmovidos... aún los más duros”, expresó.

 

Sus primeras palabras fueron para agradecer “enormemente a todos y cada uno de los trabajadores y trabajadoras de Seaboard Energías Renovables y Alimentos, que pusieron todo de sí para mantener esta actividad esencial en marcha en el contexto de la pandemia. Y a sus familias, que en los momentos de mayor aislamiento los sostuvieron y acompañaron en esa tarea diaria de salir a afrontar un continuo desafío”.

 

Destacó que haber sostenido la zafra y haber terminado sin caña en pie era la demostración de que “este es un verdadero gran equipo, donde no hay roles menores, ni más importantes”, que la empresa estuvo lista con los protocolos muy temprano e hizo cada día más para cuidar mejor a trabajadores y comunidad. “Pero eso no hubiera sido suficiente sin el compromiso total de cada persona en su puesto de trabajo”, subrayó. 

 

Explicó que los resultados estuvieron dentro de lo proyectado. Se molieron 2.495.000 toneladas de caña y en materia de energía renovables se produjeron más de 110 millones de litros de bioetanol y se generaron más de 191.000 MW de energía eléctrica renovable. Destilación y generación continúan finalizadas la cosecha y la molienda.

 

“Lo hicimos bien a pesar de la pandemia. Pero lo más importante fue que gracias al esfuerzo y a los cuidados de todos, seguimos de pie y pudimos mantener una de las fuentes de trabajo más importante de la región, cuando en todo el país decenas de miles sufrían, además de por el Covid 19, por la caída de la economía y el empleo”, dijo.

 

Y destacó que el hecho de que miles de familias, con empleos directos o indirectos, hubieran seguido contando con sus ingresos, permitió que se conservara también activa “la vida comercial del departamento de Orán”.

 

Con respecto al futuro de la empresa, alertó sobre las cuestiones externas que afectan gravemente la continuidad de su Complejo Agroindustrial de clase mundial en energías renovables y alimentos, que es el resultado de fuertes inversiones realizadas por el accionista en los últimos años.

 

“Con los actuales precios para los biocombustibles, prácticamente congelados hace un año, nuestra empresa es inviable. Con un Estado que no termina de definir las políticas en la materia y con poderosos intereses empeñados en sostener una matriz energética de base petrolera, contaminante, afectando a las economías regionales que generan valor social a partir de industrialización de los productos de la tierra más allá de las reservas hidrocarburíferas que están en manos de algunos, nuestro desafío es titánico”, manifestó.

 

Y agregó que dichos intereses “además, van a contramano de la dirección que lleva el mundo en cuanto a huella de carbono y lucha contra el cambio climático. Cambio climático que no es un concepto abstracto, sino que terminará afectando las formas de subsistencia de la mayoría de nosotros. Paradójicamente, hemos trabajado e invertido en ser sostenibles, pero intereses externos nos hacen inviables”.

 

Aun así se mostró esperanzado por las lecciones de la pandemia, respecto de las políticas públicas. “Si hay algo que todos deberíamos haber aprendido en estos meses, que no serán los últimos, es que atrás de cada decisión hay personas. Y que el tiempo por venir requerirá de la mayor inteligencia, eficiencia y equilibrio en el uso de los recursos de todo tipo, para la reconstrucción del tejido económico-social que es imprescindible”, dijo.

 

Finalmente, y antes de brindar sus saludos por las próximas Fiestas, apeló a que se siga siendo responsable en el cuidado, que se continúen observando protocolos y medidas de protección, porque “la pandemia no terminó”. De cara a la Zafra 2021, hizo votos porque “sea menos traumática que la que ahora finaliza”, advirtiendo que “en gran medida depende de todos nosotros”.

 

“Se aproximan las Fiestas. Ahora el desafío es transitarlas con la alegría de siempre y en paz, pero también con los cuidados correspondientes. Les deseo de corazón una hermosa Navidad y un Año Nuevo en el que entre la luz de la esperanza, volvamos a pensar en tener prosperidad y nos reencontremos en el abrazo apretado con los que más queremos”, concluyó.


Publicar un comentario

0 Comentarios