Actualidad

6/recent/ticker-posts

Confirmaron la pena impuesta en Orán a Bridoux Tello pero agravaron la figura penal



Los jueces de la Sala III del Tribunal de Impugnación, Rubén Arias Nallar y Eduardo Barrionuevo, hicieron lugar parcialmente al recurso de casación interpuesto por la fiscalía, y declararon a María Florencia Bridoux como autora del delito de doble homicidio simple y doble lesiones graves, bajo la modalidad de dolo eventual, y mantuvieron la pena impuesta. 


En el mismo fallo, rechazaron el recurso de casación interpuesto por la defensa técnica de la acusada.

Como se recordará la joven había sido condenada por los jueces de la Sala II del Tribunal de Juicio de Orán, a la pena de ocho años de prisión efectiva, por ser autora del delito de homicidio simple con dolo eventual, en perjuicio de Vanesa y Gisela Barba.

El 6 de julio de 2008, María Florencia Bridoux embistió el auto de la familia Barba, que se encontraba detenido y haciendo fila en un control de Gendarmería. En el vehículo impactado se encontraba el matrimonio compuesto por Orlando Barba y Alicia Gómez y en la parte trasera, sus hijas Vanesa y Gisela. Ambas fallecieron. El siniestro ocurrió sobre Ruta Nacional 50, cerca de Orán.

Al momento de la sentencia, los jueces de Orán consideraron que se había comprobado durante el juicio que Bridoux, desde el momento en que decide manejar y salir a la ruta, lo hacia infringiendo la Ley Nacional de Tránsito sobre la prohibición de conducir habiendo ingerido bebidas alcohólicas, además del exceso de velocidad y el hecho de conducir con el carné vencido. Agregaron que la joven tenía el conocimiento teórico sobre estas normas por haber asistido a los cursos relacionados que son obligatorios para adquirir la licencia de conducir. 

Los jueces del Tribunal de Impugnación al analizar ambos recursos dijeron que Bridoux necesariamente conocía que su conducta podría llevar a un resultado lesivo. Agregaron que se comprobó que conducía bajos los efectos de una importante ingesta de alcohol, lo que conllevó a una disminución en la percepción y en los reflejos. A ello se sumó el exceso de velocidad, cuya máxima se encontraba temporalmente suspendida por la autoridad de aplicación. Fue corroborado además que no prestó atención a lo que ocurría en la ruta, ya que, según lo expusieron otros conductores, los vehículos detenidos eran fácilmente percibidos y no había dificultades climáticas que impidieran la visión hacia la ruta, que al tratarse de una recta facilitaba aún más la visibilidad.

Concluyeron en ese sentido que quien conoce que su conducta puede convertirse en un delito penal y ejecuta la acción de manera voluntaria, actúa con dolo. Así, el siniestro ocurrido era altamente previsible, y no se probó ni se advirtió que al momento del hecho Bridoux haya desplegado conducta alguna tendiente a evitar el resultado. En el lugar no había huella de frenada, maniobra de esquive, o previsión alguna frente a su ingesta alcohólica (reducir la velocidad por ejemplo).

Surgió del análisis del caso que hay un conocimiento lógico de la muy probable producción de resultados lesivos y no hay conducta de evitación, por lo que el sentido social de su conducta no puede dejar de ser considerada como dolosa.
Florencia Bridoux



Provocó una tragedia vial en 2008, se fugó durante cuatro años

El 6 de julio de 2008, María Florencia Bridoux Tello le quitó a Orlando Barba y Alicia Gómez lo más preciado de sus vidas. A bordo de una Volkswagen Surán, provocó un siniestro vial sobre la ruta nacional 50 a la altura de Orán, Salta, en el que murieron Gisela (21) y Vanesa Barba (14), hijas de la pareja, quienes viajaban en el asiento trasero del Renault Mégane, el cual quedó completamente calcinado.

La mujer que provocó el choque tenía por aquel entonces 19 años. Circulaba junto a un amigo en estado de ebriedad y a 120 kilómetros por hora. En su impericia, impactó contra el automóvil de la familia Barba, el cual estaba detenido al costado por un control de Gendarmería Nacional. Ambos vehículos estallaron y quedaron calcinados. El matrimonio logró salvarse, no así sus hijas.

Bridoux Tello se escapó. Fue detenida algunas horas más tarde en su vivienda y a los 30 días fue puesta en libertad por orden de la jueza de Instrucción Formal de Segunda Nominación de Orán, Norma Vera. Pruebas contundentes, abandono de la escena del crimen y una excarcelación sustentada en los supuestos problemas psíquicos que presentó la defensa de la joven.

La causa se estancó. Bridoux Tello debía comparecer ante la Justicia año a año, pero sin una condena. Tampoco había vuelto a la cárcel. Todo permaneció tal cual hasta el 2016, cuando el nuevo magistrado, Raúl Fernando López, ordenó la detención Bridoux Tello. Tomó esa determinación al advertir que desde el 3 de octubre de 2014 no se presentaba en forma periódica ante la Justicia norteña, tal como lo había dispuesto la jueza Vera, quien la dejó en libertad.

El accionar del juez no sirvió de mucho, ya que esos dos años le habían servido a Bridoux Tello para desaparecer. Nadie sabía nada de ella. En su casa, su madre manifestó que su hija estaba internada en un centro psiquiátrico de la provincia de Buenos Aires. Minutos más tarde se contradijo al sostener que en realidad estaba en Perú.

Vanesa y Gisela murieron al momento del impacto
Vanesa y Gisela murieron al momento del impacto

Cuando Bridoux Tello evadió la escena del crimen estaba imputada por el homicidio culposo de las hermanas Barba y por lesiones culposas de los padres. Roberto Ortega, abogado de los padres de las víctimas, le había solicitado al nuevo magistrado que revea la carátula, haciendo énfasis en el dolo y en la fuga de la mujer.

En marzo de este año, los abogados de Bridoux Tello solicitaron ante Casación que revean la causa y que su defendida quedase sobreseída de todas las imputaciones. Los jueces de la Sala I del Tribunal de Impugnación, Luciano Martini y Ramón Medina no hicieron lugar al recurso y confirmaron el fallo del juez López.

El rechazo se apoyó en que las demoras, producto de la nula colaboración y disposición de Bridoux Tello ante la Justicia, repercutieron en la etapa investigativa, la cual se tornó compleja. Los jueces indicaron que podría surgir un cambio de carátula, aunque eso debería determinarse en un juicio oral y público a los efectos de determinar la verdad de lo ocurrido durante esa mañana en Orán.

Y cuando las posibilidades de localizarla se habían frustrado, ayer por la mañana -luego de cuatro años- Bridoux Tello se presentó por sus propios medios ante la Justicia de Orán. El juez López convocó de inmediato a una audiencia de "control de legalidad de su detención", pero no sucedió. Pese a que el magistrado declaró el estado de rebeldía de la imputada, dispuso su arresto domiciliario a pedido de la defensa.


Fuente: www.justiciasalta.gov.ar - www.infobae.com

Publicar un comentario

0 Comentarios