Actualidad

6/recent/ticker-posts

Condenaron una banda que traficaba drogas en encomiendas


Penas de más de 7 años de prisión para integrantes de una organización que traficaba droga mediante encomiendas


En plena pandemia por el COVID 19, los acusados enviaban droga oculta en distintas piezas de cocina. El caso, producto de una investigación de la Sede Fiscal Descentralizada de Tartagal, se resolvió mediante juicios abreviados.


Cinco personas, entre ellas el jefe de una organización narco criminal, fueron condenadas mediante acuerdos de juicio abreviado. Los acusados recibieron penas de 4 a 7 años y 4 meses de prisión por graves delitos vinculados a la Ley de drogas 23.737.

La investigación del caso, que derivó en la desarticulación de una prolija organización que realizaba operaciones de tráfico de droga de Orán a Tucumán, fue conducida por el fiscal federal Marcos Romero, de la Sede Descentralizada de Tartagal.

Gracias a la labor de la fiscalía, es que se logró la condena de Carlos Alberto López, quien era el cabecilla de la banda, la cual tenía como modalidad la obtención de droga procedente de Bolivia, para su posterior traslado desde la ciudad de Orán a la provincia de Tucumán mediante el envío de encomiendas.

López, quien reconoció su responsabilidad penal en los hechos, fue condenado a la pena de 7 años y 4 meses de prisión por los delitos de transporte de estupefacientes agravado por el número de intervinientes, en calidad de coautor y tenencia injustificada de arma de fuego y también de documentos ajenos, en grado de autor.

Rocío Morales y Saúl Isaías Ríos, otros dos eslabones considerados por debajo de López, recibieron penas de 7 años de prisión por el delito de transporte de estupefacientes agravado y tenencia con fines de comercialización, en calidad de coautores.

Patricia del Valle Ruiz, otra integrante de la organización oriunda de Tucumán, fue condenada a la pena de 4 años y 2 meses de prisión efectiva por resultar autora material y penalmente responsable del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización. Su hija, Yamila Eugenia Rojas, también de esa provincia, recibió la misma pena.


Juicio abreviado


Las condenas se impusieron en los últimos días a través de acuerdos de juicio abreviado. En el caso de Ruiz y Rojas, el juez de Revisión Ernesto Solá, de la Cámara Federal de Apelaciones de Salta dictó las penas en el marco de la audiencia de Control de Acusación, ocasión en que las acusadas reconocieron su responsabilidad en los hechos imputados.

Respecto a López, Ríos y Morales, los acuerdos fueron homologados por el Tribunal Oral Federal N°1, el que también dispuso multas de 378 mil pesos, el decomiso de celulares secuestrados y la destrucción de la droga incautada.

Al presentar el caso, Romero explicó que las acusaciones surgen de una larga investigación iniciada el 16 de mayo de 2020, la cual se extendió por varios meses hasta la detención de todos los implicados entre el 18 y 19 de febrero de este año, como resultado de una serie de allanamientos realizados por la División Antidroga de la Subdelegación Oran de la Policía Federal en distintos domicilios de esa ciudad y Tucumán.

Producto de estas medidas, coordinadas por el auxiliar fiscal Rafael Lamas, la fiscalía logró el secuestro de 24 kilos de cocaína y más de 2.000 gramos de fenacetina y lidocaína, como así también documentación, teléfonos celulares e incluso un arma de fuego, entre otros elementos de interés para el caso.

El 3 marzo, el juez Federal de Garantías de Orán Gustavo Montoya dio por formalizado el caso a instancia del fiscal Romero, quien siguió adelante con la investigación hasta determinar los roles que tenía cada uno de los acusados.

López, según se determinó, era el encargado de gestionar la obtención de la droga, la cual provenía de Bolivia con punto de entrega en Orán. También tenía funciones específicas en el traslado del estupefaciente, desde esa localidad a la provincia de Tucumán.

Ríos y Morales, en tanto, eran los encargados del envío de los paquetes mediante encomiendas, para lo cual utilizaban los servicios de una empresa de transporte local y siempre ocultaban la droga en artefactos de cocina, como anafes u ollas.


En Tucumán


Con distintos nombres, a veces alternados, los acusados remitían los paquetes a Tucumán, donde Ruiz y su hija, Yamila Rojas, eran las encargadas de retirar las encomiendas, a veces acompañadas por López, quien tenía supremacía en todas las operaciones.

La droga, una vez que llegaba a Tucumán tenía dos destinos. Una parte era comercializada entre revendedores locales, mientras que otro tanto solía ser reacondicionada en otros paquetes que eran enviados a Córdoba a través de encomiendas.

Ruiz, a su vez, era quien realizaba el cambio en dólares del dinero obtenido en concepto de ganancias, el cual era remitido a López, en Orán. Lo que también se hacía mediante encomiendas. Con el dinero, se solventaba la adquisición de más tóxico.

Como consecuencia de la minuciosa investigación, la fiscalía pudo presentar pruebas respecto de cada envío realizado por los acusados, quienes evitaban despachar grandes cantidades de droga para así no levantar sospechas y simular que los envíos eran parte de un negocio de venta de artefactos de cocina.

Publicar un comentario

0 Comentarios